+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

La Liturgia de las Horas es la oración de la Iglesia que, alabando a Dios e intercediendo por los hombres, prolonga en la tierra la función sacerdotal de Cristo. pertenece a todo el cuerpo de la Iglesia, no sólo a los sacerdotes y religiosos contemplativos, como se ha venido pensando durante los últimos siglos, sino también a los fieles laicos.

San Juan Pablo II decía en su carta apostólica del 4 de diciembre de 2003, con motivo del cuadragésimo aniversario de la Constitución conciliar sobre la Sagrada Liturgia: “Es importante introducir a los fieles en la celebración de la Liturgia de las Horas, que, como oración pública de la Iglesia, es fuente de piedad y alimento de la oración personal. No es una acción individual o privada, sino que pertenece a todo el cuerpo de la Iglesia…Por tanto, cuando los fieles son convocados y se reúnen para la Liturgia de las Horas, uniendo sus corazones y sus voces, visibilizan a la Iglesia, que celebra el misterio de Cristo. Esta atención privilegiada a la oración litúrgica no está en contraposición con la oración personal; al contrario, la supone y exige, y se armoniza muy bien con otras formas de oración comunitaria, sobre todo si han sido reconocidas y recomendadas por la autoridad eclesial”

Ciertamente no es una oración cualquiera. Es, más bien, una plegaria litúrgica, oficial, que vincula en la misma plegaria a todos los fieles de todos los lugares, por lo que se realiza aquello de que, aunque sea una multitud dispersa a través del mundo, “tiene un solo corazón y una sola alma” (Hech 4, 32) y busca tener también una sola voz.

http://www.liturgiadelashoras.com.ar/

Deja una Respuesta