+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

¡Hasta siempre Coco! ¡Nos encontraremos en cada Eucaristía!

Con tristeza esperanzada, la Acción Católica Argentina despidió al querido Osvaldo “Coco” González Prandi, discípulo misionero y testigo fiel, que el 3 de enero partió a su encuentro definitivo con el Padre, al que sirvió con alegría y entrega generosa a lo largo de toda su vida.

Su paso entre nosotros ha dejado la huella que sólo dejan “los grandes”. Su humildad, bondad, su capacidad de diálogo y servicio definieron su permanente y constante tarea en la Iglesia, particularmente en  nuestra Institución, en el Departamento de Laicos, en el Diálogo Argentino y en todo ámbito público en el que participó.

Coco ingresó a la ACA muy joven y desde comienzos de la década de los ’50 asumió distintos roles dirigenciales en los Consejos de Jóvenes y Adultos, promoviendo este apostolado seglar por todas las diócesis del país.

Llegó a ser presidente de la entonces Junta Nacional entre 1978 y 1981 y ocupó la vicepresidencia 1ª del Consejo Nacional durante el trienio 1996-1999. Unos años después, fue electo Secretario del Consejo Nacional, cargo que asumió entre 2002 y 2005. Durante más de 40 años fue el Secretario Ejecutivo de la ACA.

También fue Director Ejecutivo del Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina durante más de una década (2000-2010), entre los numerosos servicios que prestó en la Iglesia.

Puede escapársenos algún cargo, pero, sin dudas, “las medallas” no era un tema que preocupara a Coco, quien asumía esas responsabilidades para transformar la realidad, para llevar el Evangelio a muchos más, para lograr una Iglesia y una Acción Católica más abierta, servicial y misionera.

Casado con Myrina Mamóndez hace 50 años, ha sido padre de dos hijos, Paula y Rodrigo, y abuelo de cinco nietos: Clara, Inés, Francisco, Bautista y Santiago, a quienes amaba con especial ternura.

El adiós en su “casa”

En su “segunda casa”, nuestra Sede Nacional, fue el espacio que su familia eligió para su despedida Así, durante toda la tarde del pasado 3 de enero asistieron numerosas personas a despedirse de este cabal e íntegro cristiano que nos enriqueció con su vida y del cual el padre Raúl Trotz, asesor de la Comisión nacional del Área Adultos, expresó “Se ha ido un hombre bueno, por la casa de la Acción Católica ha pasado un santo”.

Al llegar el atardecer más de un centenar de familiares, amigos y miembros de la Institución y del Deplai, asistió a la misa que en su memoria presidió el asesor general de ACA, monseñor Eduardo García, quien exhortó a todos a dar gracias “por el don de su vida, de su testimonio y de su trabajo en esta Iglesia argentina, en la Acción Católica, en tantos ámbitos de apostolado”.

El obispo recordó su “trabajo fuerte como laico” dentro del Pueblo de Dios y señaló que, seguramente, ya está gozando de la revelación de Dios, experimentando el gozo de la Pascua. Y rogó a Dios para que “nos regale un poquito de su constancia, de su perseverancia, de su generosidad, de su entrega”.

Concluida la misa, Rafael Corso, presidente del Consejo Nacional, destacó que Coco es un ejemplo de virtud encarnada, de que la vida se puede entregar con sentido y que vale la pena. “Coco está vivo en el Señor, está vivo en nuestros corazones”, sostuvo.

Nos consuela la certeza de que descansa ya en el regazo de la Virgen y que en la Comunión de los Santos intercede por ellos, por su querida Acción Católica y toda la Iglesia en Argentina.

¡Hasta siempre Coco! ¡Nos encontraremos en cada Eucaristía!

Deja una Respuesta