+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Canelones: una comunidad que tiene ganas de crecer

Tuvimos la oportunidad de conversar virtualmente con el Padre Marcelo De León, asesor y promotor de la diócesis de Canelones, en Uruguay. En esta primera charla, nos cuenta sobre su realidad local, los desafíos que se les presentan y las ganas y el empeño que le están poniendo a su trabajo evangelizador.

¿Cuándo y cómo te vinculaste con Acción Católica? ¿Qué viste en esta institución que te haya llamado la atención?

Primero que nada, Uruguay es un país laico desde hace unos cien años. Y este laicismo está fuertemente arraigado en nuestra sociedad. Con esto quiero decir que no es sencillo el anuncio del Evangelio, además de un rechazo, en algunos casos, marcado a la institución “Iglesia Católica”. Es como remar contra corriente en una sociedad que no conoce a Dios, o por ahí, tiene una imagen errónea de la Iglesia.
En el 2014 percibiendo la poca participación de jóvenes y la poca perseverancia de adolescentes que se daba en muchas de las parroquias de nuestra diócesis y teniendo en cuenta algunas de las razones que logramos descubrir, como la poca formación y oración, conocer y relacionarse con Dios afirmando también así su fe; el poco sentido de pertenencia a la comunidad parroquial y diocesana; y la falta de organicidad, un método, un material común, una estructura que aunara a todos. Viendo todo esto, armamos un equipo para pensar y llevar adelante un proyecto que diera respuestas a dichas carencias.
Es allí donde nuestro Obispo Mons. Alberto Sanguinetti, propone a la Acción Católica como respuesta real y concreta a nuestra realidad. Para nosotros no era conocida la acción católica, pero al empaparnos de que trataba, realmente notamos que brindaba a la diócesis un movimiento laical que se encarnaba en la comunidad parroquial y diocesana y que tenía todas las características que estábamos necesitando y muchas más.
Desde ese momento hasta hoy, hemos podido hacer contacto con ACA quien desde el comienzo nos brindo su apoyo, oración y la posibilidad de participar en la Asamblea Federal en Bahía Blanca en el año 2015, una experiencia maravillosa donde pude ver reunida toda esa familia de la ACA con sus diversas realidades. Esos han sido nuestros primeros pasos como AC en Canelones.

¿Cuántos son los miembros que participan ahora en Canelones, qué actividades hacen y qué tienen pensado para el futuro?

En estos dos años que hemos estado trabajando y proponiendo la Acción católica en las diferentes parroquias, sentimos que Dios nos ha bendecido con cada uno de los que en este momento ya son militante y con aquellos que se están acercando y comprometiendo con la propuesta. Para ser concretos en este momento son 98 personas entre adultos, jóvenes y adolescentes.
En cuanto a las actividades, son diversas. Por un lado tenemos las reuniones semanales del grupo, son encuentros de dos horas en el que se trabaja y comparten ideas y vivencias de distintos temas previamente planteados. Está el compromiso grupal y/o personal del jueves como día eucarístico. Algunos grupos han tomado la iniciativa de reunirse a rezar el Rosario.
Además se han realizado bicicleteadas el viernes de semana santa, visitando a siete parroquias. También peregrinaciones a diferentes santuarios Marianos, por ejemplo al Santuario de la Virgen de Las Flores (en el balneario La Floresta); a la Virgen del Verdúm (en Minas); a nuestra patrona nacional la Virgen de los Treinta y tres (en Florida); y se participó en la fiesta anual de la diócesis, donde se realizaron distintas actividades, celebrando también los 200 años de la Catedral de Canelones. Se llevó a cabo también en enero un campamento misión con jóvenes, donde participaron 36 gurises.
Una de las cosas que tenemos presente para nuestro futuro, es sin duda seguir generando instancias de encuentro de toda ACU. Además generar instancias formativas para los sacerdotes que quieren o tienen ya presente en sus parroquias la acción Católica y también instancias formativas para los delegados o posibles delegados que puedan surgir en las comunidades. Fortalecer nuestro testimonio personal y grupal en el seguimiento de Jesús, en cada una de las comunidades donde estamos presentes.

¿Cómo influye la figura del Papa francisco en Ustedes?

El Papa Francisco ha sido un don de Dios a toda la Iglesia, y como parte de ella no somos ajenos a su palabra profunda y simple a la vez. Creemos que al ser argentino, tiene para nosotros la gracia de un lenguaje y comprensión de la realidad igual o similar al modo de ser Iglesia que tenemos aquí. Eso hace que su mensaje sea fácil de comprender.
Además hay que reconocer que es un gran comunicador que ha traído un nuevo impulso a la Iglesia y que nos invita a todos a salir al encuentro del otro, especialmente de los más pobres, construir puentes para llegar a quienes no conocen el evangelio, siempre desde el respeto y la misericordia hacia el hermano.
El Papa Francisco nos ha movilizado, nos ha impulsado a salir de la comodidad y nos ha motivado a hacernos escuchar como Iglesia. Su mensaje y los diferentes documentos que nos ha brindado, son motivo para nosotros de conocerlos y profundizarlos.

¿Qué crees que puede encontrar alguien que visite su comunidad, cuáles son sus fortalezas?

Sin duda hemos constatado el don de Dios en nuestro andar, y es allí donde está nuestra certeza, en Él. Puedo decir que quien visite nuestra comunidad, se encontrará con personas que viven con entusiasmo, alegría y disponibilidad el servicio y el anuncio del evangelio. Personas que quieren vivir sin dobles, ser cristianos en el grupo, como en los diferentes ambientes cotidianos, estudio, trabajo, familias…una comunidad que tiene ganas de crecer y que lucha con los límites y dificultades que van apareciendo en este proceso. Es un grupo que vive y es comunidad (parroquial y diocesana). Una comunidad que va haciendo conciencia de las “dimensiones” de la AC, y que se maravilla y quiere hacer experiencia de la vida de ésta gran familia.
En definitiva, quien nos visite, se encontrara con adolescentes, jóvenes y adultos con ganas de compartir su experiencia y de aprender y recibir con alegría el don del que llega. Otra gran fortaleza es el apoyo que tenemos en nuestro Obispo. Realmente se “se ha puesto la camiseta” y es un gran apóstol en proponer en cada comunidad y grupo la AC.

¿Cómo les parece que podrían trabajar en conjunto con Argentina?

Ya hablando con otras personas lo he manifestado de esta forma: son nuestros hermanos mayores, tienen una historia de más de ochenta años y nosotros sin duda podemos aprender de esa experiencia y trayectoria.
Siendo países tan cercanos y con culturas similares, se podrían lograr grandes cosas juntos. Sin duda para nosotros sería de gran ayuda para seguir “metiéndonos” en el espíritu de este Don de Dios, como es la acción católica para toda la Iglesia. Aunque, hay que reconocer que sería un gran desafío.
El cómo, desde intercambiar experiencias y vivencias para así ir mejorando en la evangelización de las comunidades, hacer videoconferencias, visitándonos, teniendo alguna instancia formativa común, objetivos comunes, realizando actividades juntos para unir e integrar ambos países… jornadas, misiones… Son algunas ideas que sin soñar mucho, creo sería posible llevarlas a cabo.
Como ya les conté, tuve la oportunidad de participar de la asamblea federal de Bahía Blanca en el 2015, una instancia muy buena. Ahora también tendremos la oportunidad de participar en el II Congreso Internacional del FIAC, en Roma el 27 al 29 de abril próximo. Una instancia única para nosotros y que trataremos de hacer de esta experiencia un momento de aunar fuerzas con toda la familia grande de la AC. Agradecemos esta oportunidad de hacernos parte de este gran acontecimiento, que sin duda hace historia.

¿Cuáles son las principales dificultades con las que se encuentran y los principales desafíos?

Dificultades, muchas. Algunas ya las he dicho y tiene que ver con nuestra realidad pastoral y social.
Unido a esto, la falta de compromiso en las personas… muchos son los que no perseveran en la propuesta. Y también la falta de agentes que acompañen a los grupos.
Creemos que un desafío importante es el fortalecimiento de los grupos que ya están funcionando y que sean espejo para que otros laicos se integren a la Acción Católica.
Otro gran desafío que está en intima relación con el anterior es lograr que se formen más grupos de Acción Católica, no solo en la Diócesis de Canelones, sino también en el resto de Uruguay. Es un desafío muy grande, pero con la oración y la perseverancia estamos seguros se logrará. Creemos que el generar más vínculos y conocer más la realidad de la AC es otro gran desafío que tenemos como comunidad, además la formación de los delegados para que logren acompañar en tan linda tarea.
Agradecemos ACA por el apoyo y la cercanía en nuestros comienzos, que aunque muy ricos, han tenido sus dificultades; y es de hacer notar que siempre hemos encontrado una palabra de aliento y la disponibilidad para ayudarnos en esta primera etapa.

Seguimos caminando juntos!!

Les dejamos a todos los miembros de la Acción Católica, un fuerte abrazo y nuestro compromiso de rezar.

¡Alabado sea Jesucristo!

Para contactarse con la diócesis uruguaya de Canelones, pueden escribir a: accioncatolicacanelones@gmail.com

Deja una Respuesta