+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Cuidar la casa común… un camino, una misión

Las Campañas Anuales son como la hoja de ruta de un viaje que decidimos emprender. Un viaje que nació de un llamado muy concreto de nuestro Papa Francisco (…..). Y un llamado que se convirtió en misión para toda la humanidad y que la Acción Católica Argentina decidió abrazar de tal forma que fuera el eje central del trabajo anual.

Como todo viaje, definimos nuestro Norte. Trazamos el camino. Elegimos en qué momentos era importante frenar la marcha para reflexionar sobre temas puntuales. Armamos el material de la Campaña para recordarnos hacia dónde vamos. Adaptamos el material en función de la realidad de cada uno (aspirantes, jóvenes, adultos). Y nuestro principal alimento y combustible: el Evangelio y la Carta Encíclica “Laudato Si”.

Cuidemos la Tierra, Cuidemos la Vida” ha sido un viaje especial de conversión interior y comunitaria. Ha sido la primera campaña de profundización sobre el mensaje del cuidado de nuestra común. Tan sencillo de comprender y a la vez, desafiante para vivir.

El camino ha sido muy fructífero tanto para el equipo Nacional como las Diócesis y Parroquias de nuestro país. En el transitar de cada etapa, hemos aprendido sobre temas nuevos. Reflexionamos sobre la problemática mundial del agua. Aprendimos por qué es importante segregar los residuos, pero mucho más es reducir la cantidad de residuos que generamos con nuestros consumos (a veces exagerados). Convocados por otras organizaciones, nos hemos unido en gestos concretos como “La hora del Planeta” para reflexionar sobre la cantidad de energía que derrochamos que afecta al cambio climático global. También, aprendimos cómo nacieron fechas emblemáticas como el Día Internacional del Medio Ambiente, entre otras.

En dos oportunidades, hemos podido celebrar, hermanados con otros credos y cosmovisiones, la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación. Un abrazo fraterno que enseña y nos refuerza que es mucho más lo que nos une que lo que nos diferencia.

“Cuidemos la Tierra, Cuidemos la Vida” ha excedido las fronteras de nuestra Institución. Hemos esparcido semillas en cuanto foro pudiéramos participar. Se escuchó la voz de la Campaña en la Universidad Católica Argentina, en el Instituto Superior Catequesis Argentina (ISCA, en el Simposio Internacional de Catequética), en el Encuentro Nacional de Laicos (Deplai). En la Semana Social de Mar del Plata, entre otros.

Durante el camino, también tuvimos gratas sorpresas de parroquias que han buscado aterrizar “Laudato Si” en sus comunidades y nos han pedido soporte, charlas, talleres y material de trabajo.

Y como complemento, hemos reflexionado juntos sobre algunos “tesoros” que Dios nos ha confiado como los árboles (pulmón de oxígeno de nuestro planeta) y el respeto por los valores y el patrimonio cultural de los pueblos originarios.

Tan grandes son estos tesoros, que el Papa Francisco los unió bajo el reciente anuncio y convocatoria de una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica que tendrá lugar en Roma en octubre del 2019.

¿Por qué el Papa Francisco hace esta convocatoria? Porque hay una necesidad de alertar sobre la problemática de la deforestación de la selva amazónica. La desenfrenada explotación maderera, está poniendo en grave peligro el equilibrio ecológico y medioambiental de la selva amazónica, una de las principales fuentes de biodiversidad del planeta. Como consecuencia, muchos pueblos indígenas que la habitan están siendo afectados gravemente por el desalojo, abusos y daños ocasionados. El Papa Francisco finalizó invocando la intercesión de los nuevos santos proclamados en este domingo por los frutos de los trabajos de los Obispos: “Que los nuevos santos intercedan por este evento eclesial con el fin de que, en el respeto a la belleza de la Creación, todos los pueblos de la tierra alaben a Dios, Señor del Universo”.

Estas nuevas convocatorias, nos señalan que hemos llegado a una etapa del camino, pero no al final. Laudato Si llegó para quedarse. Es por eso, que “Cuidemos la Tierra, cuidemos la Vida” no habrá sido solamente el lema de nuestra campaña anual, sino que trabajaremos para que se transforme en un valor esencial para que amamos y buscamos respetar la creación de Dios.

 

Equipo Nacional de Campaña

Deja una Respuesta