+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Es necesario cambiar las condiciones de vida de las mujeres

Por Laura Rubio*
Asesora en temas de adopción

 

Agradezco la posibilidad que me brindan de poder expresar mi mirada a favor de la vida. Con mi marido y mis hijos somos familia por adopción, temática en la que trabajo activa y comprometidamente desde hace más de una década, formando e informando sobre la misma a toda la sociedad.

Nuestro Código Civil y Comercial es taxativo al respecto del inicio de la vida humana: comienza en la concepción. No soy médica pero sí tengo en claro que mis hijos –como todos los seres humanos- tenían en ese momento toda la carga genética aportada por sus padres biológicos, un ADN propio, que los convertía ya en seres humanos únicos. Y como tales tenían el derecho inalienable a la vida.

Si bien considero que no se deben mezclar adopción y aborto, debo decirles que para mí es muy difícil oír a quienes dicen que “un embrión no es vida” o “que la mujer es dueña de su cuerpo y tiene derecho a abortar” o que “el embrión es un parásito”, ya que si así hubieran pensado las madres biológicas de mis hijos ellos no hubieran tenido la posibilidad de nacer y de ser. Y más doloroso aún es imaginar qué sentirán ellos cuando escuchan este tipo de afirmaciones…

Más allá de lo personal, me permito decirles que no comprendo varias cosas. Por ejemplo, el argumento de que este proyecto de ley apunta a cuidar a las mujeres de condición humilde, que no pueden realizar abortos en condiciones sanitarias y personal idóneo. ¿No tendrían que velar y atacar la situación de pobreza en la que gran parte de la sociedad argentina vive, en vez de acudir a este tipo de “soluciones selectivas”?

Si la pobreza es el motivo, ¿cuál es la diferencia entre matar a un bebé hasta su semana doce de gestación o matar a un bebé de un día de nacido o de cuatro semanas o de diez meses o de dos años que vive y crece en condiciones paupérrimas junto con su familia? ¿En aras de qué en un caso sería un crimen y en el otro no?

¿De qué modo se está aportando y trabajando para que TODAS las mujeres tengan acceso a educación, salud, vivienda y trabajo digno, cuestión de que se minimicen las posibilidades de que lleguen a tener un embarazo no deseado?

Es incomprensible para mí la propuesta de que se legalizaría el aborto para bien de las mujeres humildes y no se contemple en lo más mínimo cambiar las condiciones de vida diaria de las mismas…

Otra cuestión que me perturba es si se aprueba este proyecto, ¿qué otras puertas en contra de la vida pueden estar abriéndose a futuro? ¿La eutanasia, la pena de muerte? Asusta.

Disculpen que les plantee tantas preguntas, aspiro a que alguna de las mismas puedan generar nuevas y más preguntas en Uds., para poder repensar este tema con la profundidad, seriedad y compromiso que merece, ya que esta propuesta es muy grave: este proyecto de ley apunta a legalizar un homicidio.

 

*Exposición preparada en el marco del debate sobre la despenalización del aborto en el Congreso Nacional.