+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Un foro para descubrir nuevos caminos de paz

Con el propósito de reflexionar sobre caminos de paz para la Argentina se realizó el 8 de junio un Foro por la Paz en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina, con la participación de representantes de otros credos, de organizaciones sociales y movimientos laicales. En ese marco, también se rezó Un Minuto por la Paz.

Estuvieron presentes monseñor Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social; rabino Daniel Goldman, presidente honorario de APDH; Emilio Inzaurraga, presidente de Justicia y Paz; Mario Cenci, de la Asociación Cristiana de Jóvenes-YMCA; Guillermo Fernández, de ACIERA; Clelia Machinandiarena, de Mujeres Bautistas; Fabián Tarrío, de CAME; y Pedro Crespi, de ASDRA, entre otros. Por ACA asistieron Claudia Carbajal, vicepresidenta del Consejo Nacional; Adrián Álvarez y Néstor Caruso, responsables de las comisiones nacionales de Sectores y Adultos, respectivamente.

Oración compartida: Señor, Dios de paz, escucha nuestra súplica.

Hemos intentado muchas veces y durante muchos años resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas, y también con nuestras armas; tantos momentos de hostilidad y de oscuridad; tanta sangre derramada; tantas vidas destrozadas; tantas esperanzas abatidas… Pero nuestros esfuerzos han sido en vano.

Ahora, Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones, y danos la valentía para decir: «¡Nunca más la guerra!»; «con la guerra, todo queda destruido». Infúndenos el valor de llevar a cabo gestos concretos para construir la paz.

Señor, Dios de Abraham y los Profetas, Dios amor que nos has creado y nos llamas a vivir como hermanos, danos la fuerza para ser cada día artesanos de la paz; danos la capacidad de mirar con benevolencia a todos los hermanos que encontramos en nuestro camino. Haznos disponibles para escuchar el clamor de nuestros ciudadanos que nos piden transformar nuestras armas en instrumentos de paz, nuestros temores en confianza y nuestras tensiones en perdón. Mantén encendida en nosotros la llama de la esperanza para tomar con paciente perseverancia opciones de diálogo y de reconciliación, para que finalmente triunfe la paz. Y que sean desterradas del corazón de todo hombre estas palabras: división, odio, guerra.

Señor, desarma la lengua y las manos, renueva los corazones y las mentes, para que la palabra que nos lleva al encuentro sea siempre “hermano”, y el estilo de nuestra vida se convierta en shalom, paz, salam.

Amén.

 

Luego del rezo compartido, Emilio Inzaurraga, presidente de la entidad convocante, dio la bienvenida y presentó al panel de disertantes.

Mons. Frassia hizo hincapié en la necesidad de relacionarnos con los demás para enriquecer la cultura de la Paz, un don de Dios que se apoya en cuatro columnas: verdad, justicia, amor y libertad.

Por su parte, el Rabino Golman, que se dirigió al público también en nombre de Omar Abboud, diputado porteño y codirector del Instituto de Diálogo Interreligioso -que no pudo estar presente-, aseguró que “la búsqueda de las raíces comunes generan una vitalidad asombrosa para una promesa cercana: la Paz”, y luego, vinculó el lenguaje como un modo de incluir a todos sin hacer diferencias”.

Clelia Machinandiarena, de Mujeres Bautistas, compartió su vivencia de búsqueda de caminos para “mirar al otro”, para construir la unidad en el servicio, saliendo a buscar a los demás. Así, aseguró que en la medida que se conocen a las personas los prejuicios desaparecen. Expuso la experiencia enriquecedora de diálogo, de amistad en el servicio, que derivó en la creación de la Mesa Argentina de Organizaciones de Mujeres, resaltando el recorrido realizado junto a la ACA siguiendo los pasos de Jesús para construir este camino a través del acercamiento, el diálogo y buscando puntos de encuentro para que haya paz, por eso lo valioso del diálogo interreligioso que ayuda a aprender a vivir y sentirse bendecido.

Guillermo Fernández, de ACIERA, hizo referencia al Génesis, recordándonos que donde no está Dios hay desorden, no hay vida y no hay paz… “La paz se recibe en el corazón y si esta turbado no anida”, señaló, e invitó a seguir el mandato de la reconciliación que propone San Pablo.

Por último, Emilio Inzaurraga hizo referencia a los cuatro principios del Papa Francisco para avanzar en esta construcción de un pueblo en paz, justicia y fraternidad: El tiempo es superior al espacio; La unidad prevalece sobre el conflicto; La realidad es más importante que la idea; El todo es superior a la parte; invitando a todos los presentes a hacer sinergia para contribuir a la paz en nuestro país, dando paso a un diálogo abierto de todos los presentes.