+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Nueve días de oración por la vida (Novena)

Ante la próxima votación en el Senado de la Nación del Proyecto de Ley a favor del aborto con media sanción del Senado, te invitamos a rezar por la Vida.

Serán nueve días de propuesta intensa, de testimonio y de oración.

Día 1

Intercesión: Para que se afiance una nueva cultura de la vida humana, para la edificación de una auténtica civilización de la verdad y del amor.

Padre nuestro, 3 Ave Marías, Gloria.

Reflexión: Cada  niño, ya desde el vientre materno, como aquellas personas cercanas a la muerte, todos son valiosos  y merecen nuestro cuidado y protección. Mujeres y varones que sufren después del aborto, individuos tentados a terminar con su vida, madres embarazadas que enfrentan embarazos desafiantes, personas empujadas a los márgenes de la sociedad por una cultura de usar y tirar, cada uno está en el corazón de Dios desde siempre (Amoris laetitia 168)

Actos de Reparación (elige uno):

  • Busca un tiempo para escribir un mensaje o una nota a alguien que se sienta solo o necesite ánimo.
  • Reza por tus familiares fallecidos y los que no tienen a nadie que rece por ellos.
  • «Adopta espiritualmente» a un bebé diciendo esta oración todos los días: «Jesús, María y José, los quiero mucho. Les ruego que salven la vida de [nombre del bebé], el bebé no nacido que he adoptado espiritualmente, que está en peligro de ser abortado». (Oración del Arzobispo Fulton J. Sheen)

 

Día 2

Intercesión: Para que el aborto no sea un recurso ni una salida a situaciones de embarazo no deseado, presión familiar o social, angustia de la mujer, etc.

Padre nuestro, 3 Ave Marías, Gloria.

Reflexión: Más mujeres y niñas que lo que pensamos consideran un aborto como salida. Son nuestras parientes y amigas, personas que trabajan para nosotros, casadas o solteras. Incluso si alguien se identifica como pro vida, la conmoción de un embarazo inesperado, la devastación de un diagnóstico prenatal difícil, la vergüenza, las presiones o los temores pueden influir en su decisión de considerar el aborto.

Si una persona compartiera con vos que está embarazada y no ha descartado hacerse un aborto, ¿sabrías responder de una manera amorosa, de forma que le ayudes a afirmar el Sí a la vida para para ella y su bebé?

Actos de Reparación (elige uno):

  • Cuando alguien hable mal de otra persona, cambia la conversación, aléjate u ofrece una opinión contraria que sea bondadosa y caritativa.
  • Reza la Coronilla de la Divina Misericordia por las madres y padres que han perdido un hijo a causa del aborto, pidiendo que encuentren la valentía de buscar reconciliación y consejos.
  • Lee acerca de la vida de un santo moderno (del siglo XIX o del XX). Te sorprenderá lo mucho que tenés en común con ellos.

 

Día 3

– Intercesión: Por quienes han influido en la decisión y consecución para que alguien se realice un  aborto, para que tengan la humildad y la sabiduría para reparar  el mal provocado, buscar la gracia del perdón y reconciliar a quienes se alejaron por esta causa.

Padre nuestro, 3 Ave Marías, Gloria.

– Reflexión: en nuestras familias, comunidades y  ambientes  podemos ver  situaciones de fragilidad, pruebas y tentaciones, en las que incluso alguno haya pensado u optado el aborto como salida por alguna circunstancia. Debemos generar una cultura en la que toda persona pueda gozar de una vida digna y de respeto, que asimismo en su fragilidad reciba la ayuda necesaria para que se promueva la calidad de vida, y cada uno pueda llegar a realizar su propio destino según el proyecto divino.

Actos de Reparación (elige uno):

  • Es fácil ponernos nuestros auriculares e ignorar a nuestros hermanos, amigos, familia mientras vamos en el auto o colectivo. En lugar de esta actitud, disfruta de la oportunidad que tienes de hablar con ellos y preguntarles cómo les va.
  • Sonríe. Pedile a Dios hoy por la gracia de ser más alegre y de compartir tu amor por Cristo con aquellos que necesitan más ese estímulo hoy. «Cada vez que sonreís a alguien, es un acto de amor, un regalo a esa persona, algo hermoso».
  • A veces nos olvidamos de lo afortunados que somos por tener tantas comodidades cotidianas. Ofrece un pequeño sacrificio esta noche por ejemplo abstente de dormir con una almohada esta noche.

 

Día 4

– Intercesión: Recemos por quienes  lloran a un bebé no nacido a causa de un aborto, para que  encuentren consuelo y sanación en Cristo.

Padre nuestro, 3º Ave Marías, Gloria.

– Reflexión: Hoy recordemos la vida de Santa Inés, una niña de 12 años de edad, martirizada en Roma en el año 304, durante la persecución de Diocleciano. Inés nunca vaciló en su compromiso de permanecer virgen y dar su vida entera al Señor, rechazando las propuestas de matrimonio. Su inocencia y heroísmo frente a la muerte ayudaron a poner fin a la persecución de los cristianos en Roma. Siguiendo el ejemplo de Santa Inés, permanezcamos firmes en el reconocimiento de Cristo, que es el Amor encarnado, como fuente y culmen de nuestra vida. Que su amor nos dé la determinación y el valor de vivir para Él y para los demás, especialmente para los más vulnerables entre nosotros.

– Actos de Reparación (elige uno):

  • Haz una pausa, piensa en los médicos y en las clínicas que realizan abortos. Dedica una hora hoy para orar por su conversión y por aquellos que están abrumados luchando con una decisión de vida o muerte referente a su hijo por nacer.
  • Reza el Rosario hoy por alguien que te haya herido o decepcionado y pide la gracia de perdonar a esa persona.
  • En lugar de donar «ropa vieja», invita a tus parientes y amigos a reunir lo necesario para un ajuar y ofrecelo a través de Gravida o de Caritas para una futura mamá que necesita nuestra ayuda. Sumate a toda iniciativa de ayuda a mamás vulnerables.

 

Día 5

– Intercesión: Por nuestros gobernantes y representantes en la Cámara de diputados y senadores,  para que Dios les ayude a comprender la brutal violencia del aborto, que  puedan encontrar soluciones nuevas y creativas para que ninguna mujer busque recurrir a  un desenlace que no es solución para nadie”

Padre nuestro, 3 Ave Marías, Gloria.

– Reflexión: En esta fiesta de San Francisco de Sales, consideremos estas palabras del gran santo: «Todo lo que hacemos debe estar motivado por el amor y no la fuerza. Debemos amar el obedecer en lugar de temer el desobedecer». San Francisco nos recuerda que todas nuestras acciones deben hacerse en espíritu de amor, y que encontramos nuestra libertad al vivir la verdad. Cuando defendamos la dignidad de la vida humana, pidamos a San Francisco de Sales que ruegue por nosotros para que todo lo que digamos y hagamos por los niños no nacidos y sus padres en duelo esté impregnado de compasión y verdad.

– Actos de Reparación (escoge uno):

  • Acercate al Sacramento de la Reconciliación hoy, si es posible, o durante el resto de la semana.
  • Abstente de comer entre comidas. Limítate a las tres comidas.
  • Visita una capilla de adoración hoy y pasa una hora con Jesús.

 

Día 6

Intercesión: Por aquellos que se dedican a promover el aborto y el recurso a los anticonceptivos: que Dios les ayude a comprender que el verdadero sentido de la sexualidad como capacidad para el amor de entrega, fiel y duradero que es el deseo de todo corazón.

Padre nuestro, 3 Ave Marías, Gloria.

– Reflexión: Algunos propulsores del aborto justifican su pensamiento sosteniendo que “somos un conjunto de células, nada más”. Incluso se difunde un slogan según el cual “la mujer es dueña de su propio cuerpo, pero no es dueña de la vida del ser humano que ‘está’ en su cuerpo ya que ‘no es’ su cuerpo.

La eliminación de una vida humana en su inicio, inocente e indefensa en el seno de su madre directamente intentada, como fin o como medio, es un gran crimen, por el cual un singular ‘lugar’ de vida se transforma en un ‘lugar’ de muerte.

San Juan Pablo II resumía admirablemente el pensamiento bíblico en estos términos: “Dios se hace juez severo de toda violación del mandamiento «no matarás», que está en la base de la convivencia social. Dios es el defensor del inocente (fragmentos de la Carta pastoral de monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, obispo de San Luis).

– Actos de Reparación (elegí uno):

* Aprendé a rezar el Ángelus y adquirí el hábito de hacerlo todos los días: al mediodía a las 6pm o al despertar (o las tres veces).

* Abstenete  hoy de algun gusto personal y ofrecelo  por ejemplo de golosinas, café o mate. Tomá decisiones saludables sobre lo que vas a comer.

 

Día 7

Intercesión: Para que el aborto legal e ilegal no sea una opción  en nuestro país y por la conversión de todos los corazones, de modo que los derechos inherentes a todo ser humano, especialmente a los que corren mayor riesgo de abuso y rechazo, sean protegidos.

Padre nuestro, 3 Ave Marías, Gloria.

– Reflexión: ¡Cuánto debemos  lamentar que se vaya imponiendo una cultura de la muerte! Abramos nuestros corazones en la fe, rogando a Jesús el Señor de la historia para que la vida reine en nuestra sociedad, y sus discípulos seamos misioneros entusiastas y comprometidos en la causa de defender y promover una vida digna, plena y feliz. Que los más pobres, los afligidos, los que viven oprimidos por adicciones y en soledad, encuentren en nosotros un corazón sensible, solidario y generoso sirviendo a Jesús en ellos, y dedicando nuestros esfuerzos para que sea posible la cultura de la vida.

– Actos de Reparación (escoge uno):

  • La gratitud nos ayuda a vivir bien con Dios y el prójimo. Tratá hoy de no quejarte o ser negativo, al contrario, hacé una oración de acción de gracias.
  • Hoy es un día de oración y penitencia para restaurar el derecho a la vida. Salí de tu comodidad y públicamente da testimonio de la vida en una marcha o manifestación, o llamá a tus representantes para pedirles que promuevan políticas y leyes que respeten la vida.
  • No presiones el botón de repetición. Salí de la cama de una vez y ofrece tu día en oración a Dios. «Despierta, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y la luz de Cristo brillará sobre ti» (Efesios 5,14).

 

Día 8

– Intercesión: Por los científicos y los empleados farmacéuticos que ayudan a crear y fabricar medicamentos anticonceptivos y abortivos: que el Señor les abra los ojos ante el peligro moral y los riesgos que estos medicamentos representan para la salud de las mujeres y les inspire a trabajar solo con medicamentos que beneficien la vida humana.

Padre nuestro, 3 Ave Marías, Gloria.

– Reflexión: En el Libro de los Hechos de los Apóstoles (9,1-18), se nos cuenta la historia de la conversión de San Pablo. Antes, estaba «proyectando violencias y muerte contra los discípulos del Señor». Después de encontrarse con Cristo, Pablo se convirtió en un «instrumento elegido», lleno del Espíritu Santo, y dispuesto a sufrir por el nombre de Jesús. No hay absolutamente nada ni nadie fuera del poder del abrazo amoroso de Dios. Hoy recordamos a los niños, las madres, padres, hermanos, abuelos, tías, tíos y todos aquellos que han estado involucrados o afectados por el aborto. Los encomendamos a la insondable misericordia sanadora de Dios, recordando las palabras de Jesús a Santa Faustina: «Cuanto mayor es la miseria de un alma, mayor es su derecho a Mi misericordia» (Diario, 1182).

– Actos de Reparación (elegí uno):

  • Toma un texto de la Biblia, lee con atención y escucha al Señor en tu corazón.
  • Evalúa tu tiempo y las cosas a que te dedicas. Considera, cuánto y cómo te ocupas de hacer obras en favor de quienes lo necesitan, sin esperar nada a cambio.
  • ¿Estás muy apegado al uso de las tecnologías, muy pendiente del celular? En este día, deja un tiempo considerable sin prestarle atención, y ejercítate en ser dueño de ti mismo para poder entregarte a los demás.

 

Día 9

– Intercesión: Por arrepentimiento, sanación y paz en cada corazón y en todas las naciones.

Padre nuestro, 3 Ave Marías, Gloria.

– Reflexión: El mismo Jesús nos anuncia: “El reino de Dios está llegando. Conviértanse y crean en el Evangelio” (Mc 1,15). Y después de llamar a los primeros discípulos, recorría toda Galilea y «proclamaba la Buena Nueva del Reino y curaba en el pueblo todas las dolencias y enfermedades» (Mt 4,23). El arrepentimiento es necesario para la curación, el Señor no quiere que nos quedemos atrapados en la miseria a causa de nuestros pecados. Con la curación viene la paz y la alegría de sabernos amados y perdonados por Dios. ¡El mensaje del Evangelio de la vida es de una gran alegría! Nuestro llamado a vivir este Evangelio no está marcado por la tristeza y la desesperación, sino por la esperanza, la expectativa y el gran júbilo. «Sobre todo vosotros, jóvenes discípulos de Cristo, tenéis la tarea de mostrar al mundo que la fe trae una felicidad y alegría verdadera, plena y duradera. … El Evangelio es la «buena noticia» de que Dios nos ama y que cada uno de nosotros es importante para Él. ¡Mostrad al mundo que esto de verdad es así!» (Benedicto XVI, Mensaje para la 27ª Jornada Mundial de la Juventud, 15 de marzo de 2012).

– Actos de Reparación (escoge uno):

  • Dedica un rato de este día al encuentro con familiares o amigos, comparte con ellos tus inquietudes y propósitos de servir a los demás. Anímate a organizar, junto con ellos una acción solidaria en tu comunidad.
  • Reza tres Ave Marías por los Sacerdotes. Por medio de los sacerdotes recibimos los Sacramentos y ellos nos acompañan en muchas pruebas que la vida nos presenta.
  • Ofrece tu tiempo al Señora. Reserva una «hora» para Él; desconecta los dispositivos electrónicos (teléfonos celulares, iPod, computadora, televisión, radio, consola de videojuegos), y retírate a tu habitación o a un lugar sereno donde rezar

 

Oración por la vida

Oh María, aurora del mundo nuevo,
Madre de todos los vivientes,
a Ti confiamos la causa de la vida:
mira Madre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,
de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,
de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.
Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y
amor a los hombres de nuestro tiempo
el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,
la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia
y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,
la civilización de la verdad y del amor,
para alabanza y gloria de Dios Creador
y amante de la vida.
Amén.

San Juan Pablo II