+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

¡Rezamos por Vos!

Nos unimos a nuestros pastores para renovar nuestro cariño y fidelidad al Papa Francisco ante los sucesos tristes de estos dias.

¡ Querido Papá, rezamos por Vos! y te acompañamos en el desafío de animarnos a vivir una Iglesia cercana, sencilla, pobre entre los pobres, consciente de su necesidad de conversión.

Una Iglesia servidora y madre de corazón abierto, discípula fiel del Evangelio de Jesús.

Sabemos de tu entrega fiel y generosa. Conocemos tu voz profética que molesta a los poderosos de turno y de tu compromiso con la causa de los pobres que nos llaman a asumir un nuevo paradigma que nos permita habitar nuestra casa común bajo el signo de la fraternidad y del encuentro.

Estamos con Vos para escuchar a los jóvenes y acercarnos  a las familias,  sobre todo a las que necesitan comprensión y acompañamiento. Nos hiere el corazón las penurias de los inmigrantes y de cuantos son excluidos y desechados por una sociedad que mira más los valores de la bolsa que el dolor de los hermanos.

Nos avergüenza la aberración de los casos de abusos cometidos por consagrados y lacera el sufrimiento de las víctimas a las que todos tenemos que pedir perdón.

También nos duelen los enfrentamientos cobardes de los que con la calumnia, hacen gala del afán de poder, aún dentro de la Iglesia.

¡Querido Papa! que el Espíritu de las Bienaventuranzas que guían tu Ministerio te conforten en estos dias difíciles en que podemos entender mejor las palabras del Maestro cuando nos dice ¡Felices cuando los persigan y los calumnien por causa del Evangelio!

La Virgen Madre de Luján te cuide y aliente.

¡Alabado sea Jesucristo! Estamos junto a Vos.

Acción Católica Argentina

_________________

30/08/2018

Prot. CEA Nº 241 / 2018

Buenos Aires, 30 de agosto de 2018

Querido Santo Padre:

Como Pueblo de Dios que peregrina en Argentina, pastores y fieles, queremos manifestarle nuestra fraterna y filial cercanía en este momento en que sufre un ataque despiadado en el que confluyen distintos y mezquinos intereses mundanos. Compartimos sus dolores y esperanzas.

Como Usted nos ha enseñado en Gaudete et Exsultate, 92: “la cruz, sobre todo los cansancios y los dolores que soportamos por vivir el mandamiento del amor y el camino de la justicia, es fuente de maduración y de santificación”.

Sabemos que puede decir con San Pablo: “Por eso soporto esta prueba. Pero no me avergüenzo, porque sé en quien he puesto mi confianza, y estoy convencido de que él es capaz de conservar hasta aquel Día el bien que me ha encomendado” (2 Tm 1, 12).

Hoy, por la intercesión de Santa Rosa de Lima, patrona de América Latina, y unidos en confiada oración pedimos al Espíritu Santo que lo colme de sabiduría y fortaleza para que, como sucesor de Pedro, nos siga confirmando en la fe de la Iglesia.

María de Luján lo cubra con su amor maternal.

+ Oscar V. Ojea
Obispo de San Isidro
Presidente de la C.E.A.

+ Carlos H. Malfa
Obispo de Chascomús
Secretario General de la C.E.A