+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Inicio de la Semana Santa | Domingo de Ramos

Con el Domingo de Ramos comenzaremos a vivir la Semana Santa. Iniciamos el período más intenso y significativo de todo el año litúrgico.  Es la semana en que celebramos el acontecimiento, siempre actual, de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

La Semana Santa, que culmina con la Pascua, se inaugura con el episodio de la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén.

Las palmas y ramos de olivo que se agitan en la procesión es signo el triunfo de Cristo; que pasará antes por la entrega en la Cruz.

Preparemos nuestro corazón y nuestra vida toda, para recorrer este camino misterioso y santo, donde Jesús confirma todo su amor por cada uno de nosotros, desde su cercanía humana y desde el poder de su divinidad.

¡Jesús que es recibido por el pueblo con cantos de victoria y que será entregado, por el mismo pueblo, al grito de ¡crucifícalo! unos días después, prefigurando nuestras propias contradicciones y las del mundo que se acerca y se aleja una y otra vez del amor de Dios.

Iniciemos esta semana con nuestra vida centrada en el misterio de la Cruz y de la Resurrección, como un todo que anima nuestra fe y nuestra esperanza, expresándose en hechos diarios de fraternidad, solidaridad y entrega.

 

 

  • Evangelio (En la bendición de los ramos)   Lc 19, 28-40
  • 1ª Lectura: Is 50, 4-7
  • Salmo: Sal 21, 8-9. 17-18a. 19-20. 23-24- Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
  • 2ª Lectura: Flp 2, 6-11
  • Lectura de la Pasión-Lc 22, 7. 14—23, 56- Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

 

LA PALABRA A LO LARGO DE LA SEMANA

Lunes 15:
Lunes santo. Feria.

1ª Lectura: Is 42,1-7. No gritará, no voceará por las calles.

Salmo: Sal 26. El Señor es mi luz y mi salvación.

Evangelio: Jn 12,1-11. Déjala: lo tenía guardado para el día de mi sepultura.

 

Martes 16:
Martes santo. Feria.

1ª Lectura: Is 49,1-6. Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra.

Salmo: Sal 70. Mi boca contará tu salvación, Señor.

Evangelio: Jn 13,21-33.36-38. Uno de vosotros me va a entregar… No cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces.

 

Miércoles 17:
Miércoles santo. Feria.

1ª Lectura: Is 50,4-9a. No me escondí el rostro ante ultrajes.

Salmo: Sal 68. Señor, que me escuche tu gran bondad el día de tu favor.

Evangelio: Mt 26,14-25. El Hijo del hombre se va, como está escrito; pero, ¡ay de aquel por quien es entregado!

 

Jueves 18:
Jueves santo. Misa en la cena del Señor.

1ª Lectura: Ex 12,1-8.11-14. Prescripciones sobre la cena pascual.

Salmo: Sal 115. El cáliz de la bendición es comunión con la sangre de Cristo.

2ª Lectura: 1Cor 11,23-26. Cada vez que coméis y bebéis, proclamáis la muerte del Señor.

Evangelio: Jn 13,1-15. Los amó hasta el extremo.

 

Viernes 19:
Viernes santo. Celebración de la Pasión del Señor.

1ª Lectura: Is 52,13-53,12. Él fue traspasado por nuestras rebeliones.

Salmo: Sal 30. Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.

2ª Lectura: Heb 4,14-16;5,7-9. Aprendió a obedecer y se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación.

Evangelio: Jn 18,1-19,42. Pasión de nuestro Señor Jesucristo.

 

Sábado 20:
Sábado santo. Vigilia Pascual.

1ª Lectura: – Gén 1,1-2,2. Vio Dios todo lo que había hecho, y era muy bueno.

Salmo: Sal 103. Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.

o bien:

Salmo: Sal 32. La misericordia del Señor llena la tierra.

2ª Lectura: Gén 22,1-18. El sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe.

Salmo: Sal 15. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.

3ª – Éx 14,15-15,1. Los israelitas en medio del mar, a
pie enjuto.

Salmo: Salmo: Éx 15,1-18. Cantaré al Señor, sublime es su victoria.

4ª – Is 54,5-14. Con misericordia eterna te quiere el Señor, tu redentor.

Salmo: Sal 29. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.

5ª – Is 55,1-11. Venid a mí y viviréis, sellaré con vosotros alianza perpetua.

Salmo: Salmo: Is 12,2-6. Sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación.

6ª – Bar 3,9-15.32-4,4. Caminad a la claridad del resplandor del Señor.

Salmo: Sal 18. Señor, tú tienes palabras de vida eterna.

7ª – Ez 36,16-28. Derramaré sobre vosotros un agua pura y os daré un corazón nuevo.

Salmo: Sal 41. Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío.

o bien:

Salmo: Sal 50. Oh Dios, crea en mí un corazón puro.

2ª Lectura: Rom 6,3-11. Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más.

Salmo: Sal 117. Aleluya, aleluya, aleluya.

Evangelio: Lc 24,1-12. ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?