+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

¡Faltan 4 días! Wenceslao, laico de AC, padre de familia, hombre de campo

La Acción Católica Argentina, hace un alto en este camino de Pascua, para pedir a Dios la gracia de poder acoger con sencillez y esperanza este signo que vamos a vivir el sábado 27 de abril en La Rioja, donde florece la Acción Católica tras las huellas de Wenceslao.

Varón sencillo, padre de familia, esposo, que se encontró con Jesús en la juventud, tal vez de forma ” casual”, como tantos y tantos miembros de nuestra querida Institución.

Su vida transcurrió en el grupo de pares, en la lectura del Evangelio y el servicio en su comunidad que fue tomando dimensiones diocesanas, regionales, nacional. Así como se gesta la entrega de la vida de tantos y tantos “santos de la puerta de al lado”, esos a los que el Papa Francisco nos invita a mirar.

El Señor, en la historia de la salvación, ha salvado a un pueblo. No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo. Por eso nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae tomando en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana: Dios quiso entrar en una dinámica popular, en la dinámica de un pueblo.

7. Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, «la clase media de la santidad».

8. Dejémonos estimular por los signos de santidad que el Señor nos presenta a través de los más humildes miembros de ese pueblo que «participa también de la función profética de Cristo, difundiendo su testimonio vivo sobre todo con la vida de fe y caridad». Pensemos, como nos sugiere santa Teresa Benedicta de la Cruz, que a través de muchos de ellos se construye la verdadera historia: «En la noche más oscura surgen los más grandes profetas y los santos. Sin embargo, la corriente vivificante de la vida mística permanece invisible. Seguramente, los acontecimientos decisivos de la historia del mundo fueron esencialmente influenciados por almas sobre las cuales nada dicen los libros de historia. Y cuáles sean las almas a las que hemos de agradecer los acontecimientos decisivos de nuestra vida personal, es algo que solo sabremos el día en que todo lo oculto será revelado» EG

Wenceslao es testigo fiel de este camino, que nos invita hoy a renovar nuestro “sí” al llamado.

 

1° DÍA DEL TRIDUO DE PREPARACIÓN A LA VIGILA DE BEATIFICACIÓN

  • Introducción

Queridos hermanos, un padre de familia, un laico comprometido con la realidad de su tiempo, un miembro de la Acción Católica Argentina, llega a la veneración de los altares.

Para nosotros es motivo de gran alegría, de inmenso gozo.

Wenceslao nos enseña que el camino hacia la santidad es posible, real, alcanzable. Nos marca la senda para que seamos laicos “que se dedican a anunciar y a servir con gran fidelidad, muchas veces arriesgando sus vidas y ciertamente a costa de su comodidad. Su testimonio nos recuerda que la Iglesia no necesita tantos burócratas y funcionarios, sino misioneros apasionados, devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida. Los santos sorprenden, desinstalan, porque sus vidas nos invitan a salir de la mediocridad tranquila y anestesiante” (GE 138)

  • Canto 

http://https://www.youtube.com/watch?v=sHawUGC72Pg

 

  • Lectura del Evangelio referida al valor que vamos a resaltar del Beato

Jn 16,19-33

“Jesús se dio cuenta de que querían preguntarle y les dijo: «Ustedes andan discutiendo sobre lo que les dije: Dentro de poco tiempo no me verán y después de otro poco me volverán a ver. En verdad les digo que llorarán y se lamentarán, mientras que el mundo se alegrará. Ustedes estarán apenados, pero su tristeza se convertirá en gozo. La mujer se siente afligida cuando está para dar a luz, porque le llega la hora del dolor. Pero después que ha nacido la criatura, se olvida de las angustias por su alegría tan grande; piensen: ¡un ser humano ha venido al mundo! Así también ustedes ahora sienten tristeza, pero yo los volveré a ver y su corazón se llenará de alegría, y nadie les podrá arrebatar ese gozo. . Cuando llegue ese día ya no tendrán que preguntarme nada. En verdad les digo que todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, se lo concederá. Hasta ahora no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, así conocerán el gozo completo. Hasta ahora los he instruido por medio de comparaciones. Pero está llegando la hora en que ya no los instruiré con comparaciones, sino que les hablaré claramente del Padre. Ese día ustedes pedirán en mi Nombre, y no será necesario que yo los recomiende ante el Padre, pues el Padre mismo los ama, porque ustedes me aman a mí y creen que salí de Dios. Salí del Padre y vine al mundo. Ahora dejo el mundo y vuelvo al Padre.» Los discípulos le dijeron: «Ahora sí que hablas con claridad, sin usar parábolas. Ahora vemos que lo sabes todo y no hay por qué hacerte preguntas. Ahora creemos que saliste de Dios.» Jesús les respondió: «¿Ustedes dicen que creen? Está llegando la hora, y ya ha llegado, en que se dispersarán cada uno por su lado y me dejarán solo. Aunque no estoy solo, pues el Padre está conmigo. Les he hablado de estas cosas para que tengan paz en mí. Ustedes encontrarán la persecución en el mundo. Pero, ánimo, yo he vencido al mundo.»”

  • Una sencilla lectio que nos ayude a ver o nos lleves a VER cómo se encarnó en su vida la Palabra

Nuestro hermano Wenceslao creyó en las palabras de Jesús, esperando con alegría y compromiso misionero el premio de “la corona de justicia” que estaba reservada para él (2Tim 4,8). Venciendo, no sin dolor, las dificultades y las pruebas. Aceptando el desafío y la no postergación de “el compromiso con la evangelización, pues si uno de verdad ha hecho una experiencia del amor de Dios que lo salva, no necesita mucho tiempo de preparación para salir a anunciarlo” (EG 120).

Haber sentido que “Él nos amó primero” (1Jn 4,19) seguramente fue el impulso que necesitó para ofrendar su vida, para salir al encuentro del otro, del hermano necesitado, del que está en la periferia. Comprendiendo la misión del discípulo misionero, del miembro de la Acción Católica, “que primerea, que se involucra, que acompaña, que fructifica y festeja” (EG 24).

Su accionar, fuertemente marcado por los temas sociales, lo lleva a trabajar en una Iglesia presente junto a los pobres, en la defensa de los derechos de los trabajadores de la tierra y en la mejora de sus condiciones de vida.

Por su compromiso de cristiano fue salvajemente acribillado a balazos en su propia casa el 25 de julio de 1976.

 

  • Signo que se pueda hacer personal o comunitariamente para compartir en la parroquia o la familia a vida de Wenceslao

 

  • Oración de intersección pidiendo imitar su vida

Te pedimos Señor que por intercesión de Wenceslao, nuestro hermano en el apostolado, “la gracia de no vacilar cuando el Espíritu nos reclame que demos un paso adelante. Te pedimos también el valor apostólico de comunicar el Evangelio a los demás y de renunciar a hacer de nuestra vida cristiana un museo de recuerdos, dejando que el Espíritu Santo nos haga contemplar la historia en la clave de Jesús resucitado” (GE 139). Danos la valentía de imitar su entrega y su vida. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

o Canto

o Bendición final