+54 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

En Luján, reafirmaremos nuestro “Sí a las mujeres, sí a la vida”

El próximo domingo  8 de marzo, a las 11 hs,  los Obispos se han convocado y nos han convocado en la Basílica de Luján a participar de la Celebración Eucarística a los pies de la Virgen, para pedir la protección de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. (Ver: https://www.episcopado.org/contenidos.php?id=2336&tipo=unica )

Será una oportunidad para testimoniar nuestra convicción que la vida humana vale desde el momento mismo en que es concebida y, por eso, merece ser respetada, valorada y cuidada, más allá de cualquier consideración.

La vida constituye el primer derecho y cualquier ley o regulación que abra la posibilidad de ir contra ello, dará paso nuevamente, a una triste historia en la que el poder del más fuerte oprime la vida de los más inocentes y débiles. El embrión lo sabemos, es un ser humano,  aunque todavía tiene que desarrollar las  características que ya posee, pero realmente es un ser humano en su realidad biológica y en su composición genética.

Lo hemos dicho ya y lo seguiremos diciendo con igual convicción: el aborto nunca es la solución a una problemática ni personal ni de salud pública. Nunca es una respuesta progresista, ni a los planteos de “nuestras hijas” o de las “jóvenes generaciones”. Nunca el aborto es un “remedio” ante la pobreza o la falta de educación. El aborto es  siempre un fracaso.

Es así, que ante una nueva presentación de un proyecto de ley de interrupción legal del embarazo (cabe recordar que embarazo es definido como “estado de la mujer gestante”) haremos oír nuestra voz y nos uniremos en la plegaria  para pedir que ante el tratamiento de la misma, prime en los legisladores la conciencia del bien y de defensa de los derechos humanos, en toda su dimensión.

Al ser el 8, además el Día Internacional de la Mujer, renovamos nuestro compromiso activo y elevaremos también nuestra oración por el justo reconocimiento de la igual dignidad y derechos de varones y mujeres, en el mundo del trabajo, la política, la cultura, la empresa y en cuantos lugares de participación se abren ante nosotros. En este día, nuestra plegaria estará especialmente dirigida a las victimas de la violencia de género, de la trata de personas y de tantas otras formas de esclavitudes modernas que atentan contra la mujer, particularmente por aquellas que se encuentran en situación de pobreza e indigencia.

¡Nos unimos a la Misa en Luján! para celebrar la vida siempre y en todas las circunstancias.