+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

En Salida

Lectura recomendada: “Sabiduría de un pobre” de Eloi Leclerc

Por Ignacio Del Castillo

Hace dos o tres meses atrás, mientras tomábamos unos mates en un intervalo de una reunión, el padre Jorge Villafañe (actual vice asesor del Consejo Nacional) me recomendó este libro de Eloi Le Clerc: “La sabiduría de un pobre”. Lo adquirí de inmediato y lo leí en muy poquitos días. Es una obra realmente fascinante que, humildemente, quiero recomendarles a ustedes.

Ya sin conocer nada de la obra, ni del autor, me cautivó el título. Es que, parecería, que la lógica del “mundo” a la cual estamos acostumbrados indica lo contrario: el sabio, por conocer, por tener herramientas y recursos intelectuales, lo identificamos siempre con el poderoso y, en definitiva, con el rico. Por el contrario, tenemos el preconcepto que el pobre, justamente por ser pobre, no tiene conocimiento ni sabiduría. El título, entonces, es toda una interpelación en sí misma que nos mueve a una profunda reflexión.

El Autor: Eloi Leclerc

Éloi Leclerc nació en 1921 en Landernau, región que está ubicada en la Bretaña francesa, en una familia formada por 11 hermanos. Ingresó en el noviciado franciscano de Amiens en 1939, el año en el que se inició la Segunda Guerra Mundial en Europa.  Tal vez su experiencia más importante –sin perjuicio de otras que podrían mencionarse- es la que le tocó vivir durante la segunda guerra mundial. Para esos años, él convivía con un grupo de jóvenes franciscanos, que años después no pudieron huir de la guerra. Junto con otros jóvenes, viajó a Alemania en 1943, supuestamente para completar su formación y colaborar con la formación de otros jóvenes, pero en el medio su situación cambió cuando, junto a otros religiosos, fue considerado sujeto sospechoso y lo deportaron en 1944 a un campo de concentración en Buchenwald.
Allí vivió su experiencia de prisionero que luego, durante toda su obra, combinará con sus valores cristianos. Es decir, se puede decir que toda su obra literaria y filosófica combina de manera magistral verdaderos “claro-oscuros”: por un lado, la belleza, la esperanza, la armonía y la luz propia de su espiritualidad franciscana; pero por el otro, la tristeza, la violencia, la desesperanza y la oscuridad a la cual el ser humano puede llegar y que él vivió personalmente como prisionero.
Esta experiencia, lo vuelve un autor realmente fascinante porque se “hace cargo” de las miserias de la naturaleza humana y llega al fondo en sus descripciones, escenas y situaciones, para luego, en definitiva, proponer la Fe y la Esperanza. Es decir, desde mi punto de vista, leer a Leclerc no es leer una versión ingenua o inocente de la naturaleza humana, sino una visión madura del hombre tan crítica como real; y a la vez tan apasionada y esperanzadora.

El libro: “Sabiduría de un pobre”

Fue publicado por primera vez en el año 1963 con el título original en francés “Sagesse d’un pauvre” (Editions Franciscaines, Paris 1963). Se trata de una novela de ficción. Narra hechos o episodios que, no obstante su gran realismo, no necesariamente son históricos. No se trata, tampoco, de una biografía novelada de la vida del santo; nada de eso. Con una prosa seca, ágil y, hasta por momentos, con un sutil y precioso sentido del humor que no oculta el drama, el autor cuenta solo un tramo de la vida del santo de Asis.

Durante los años previos al año 1224, la orden creada por Francisco experimentó un enorme crecimiento (llegó a tener casi 5000 miembros), y como es lógico tuvo profundas crisis, visiones diferentes y conflictos internos. A ello se sumó un periodo de grave enfermedad que ese año tuvo Francisco, sobre todo una rara afección a sus ojos, que le impedían prácticamente ver durante el día y experimentar un profundo dolor.

Es en ese contexto en el cual está ambientada la ficción. El libro explica la profunda tensión espiritual de Francisco, sus dudas, sus temores, sus conflictos. La obra describe a la perfección como toda la situación “pega de lleno” en el hombre, y lo llevan a un periodo de enorme duda. Sin embargo y a la vez, entre todas esas “sombras” el personaje logra, en definitiva, proponer una visión hermosa y absolutamente esperanzada del hombre y de la creación.

Como para destacar en la novela, la prosa de Leclerc describe de una forma original y única la naturaleza y los paisajes. La novela es fresca y luminosa como una mañana de primavera. Realmente uno puede pasar por los sentidos todos los lugares donde transcurre la acción. Es realmente hermoso disfrutar esta lectura porque el autor “te lleva” a esos paisajes tan pintorescos de esa zona de Asis y adyacencias.

Algunos párrafos:

Sin querer adelantar o “spoilear” (como se dice ahora) la obra, quería mencionar algunos párrafos, a modo de muestra, que me parecen realmente originales. Están sacados literalmente de la obra. Por ejemplo éste, que menciona como vivía su espirtualidad Francisco:

“Pobre entre los pobres, llevaba en su desnudez las ricas semillas de la creación. No guardaba nada para él. Sembraba y pa¬saba. Sin inquietarse en dónde podía caer, sin saber nada del fruto de su trabajo. Se contentaba con sembrar, y lo hacía con prodigalidad. No atado a nada, era libre como el espacio inmenso. Soplaba donde quería, a imagen del espíritu del Señor, como dice la Escritura. Y mientras que Francisco escuchaba el canto del viento, sentía crecer en él el deseo de participar en el espíritu del Señor y en su santa activi¬dad. Y ese deseo, a medida que le invadía, le llenaba de una paz inmensa”.

También este otro párrafo, para ilustrar cómo el autor describe de manera magistral la naturaleza:

“La lluvia había parado. Un viento fresco soplaba so¬bre la montaña. En el cielo, lejanas y pálidas, las es¬trellas temblaban y parecía a cada instante que el viento iba a apagarlas”.

Así podrían mencionarse muchos más, pero para muestra creo que sobra.

¿Cómo conseguirlo?:

No es un libro difícil de conseguir, ni tampoco es caro de comprar. Hasta existen versiones libres en internet. En formato papel, se puede conseguir en librerías especializadas (Claretiana, por ejemplo), o por plataformas digitales como mercadolibre.com.ar o busca libre/libros.com.ar. El precio va desde los 80 pesos hasta 300 pesos, aproximadamente, según las ediciones. Hasta pueden conseguirse ejemplares usados a muy buen precio con envío a domicilio.

En plataforma digital en formato PDF o libro virtual, puede conseguirse muy fácilmente. Muchas tiendas “on line” lo ofrecen a un valor muy razonable y hasta hay versiones gratuitas que pueden descargarse. Basta con poner en “google” el nombre del libro o el autor.

Como siempre, debemos tener cuidado que, si se opta por una versión digital gratuita (o hasta incluso paga), sea ofrecida por una entidad reconocida o reconocible y que tenga trayectoria, puesto que en internet puede haber versiones que no son fieles al original.

Conclusión:

“Sabiduría de un pobre” es un libro ideal para leer en estos días de verano, donde a lo mejor contamos con un poco más de tiempo. Si bien es un libro sencillo y fácil de leer, no es “literatura de playa” o “novela rosa” como para pasar el tiempo, sino que es una obra que llega al fondo del alma humana. Es realmente un libro hermoso que puedo recomendarles.

Me despido no sin decir que esta columna era, habitualmente, redactada por nuestro querido “Coco” González Prandi. Hace pocos días partió a la casa del Padre. Aprovecho esta columna para recordarlo con una gran admiración. “Coco” me recomendó muchos libros muy buenos que pude leer. Era un excelente lector; y todavía mejor persona.

Nacho del Castillo
Vicepresidente 2° del Consejo Nacional

Deja una Respuesta