+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Con San Francisco, repensemos nuestro lugar en la creación

El Señor te bendiga y te guarde… Te muestre su rostro y tenga piedad de ti.

Te dirija su mirada y te de la paz.  El Señor te bendiga”

 San Francisco de Asís

Eloi Le Clerk escribió en su libro “Sabiduría de un pobre”, un párrafo que creemos que describe a San Francisco y que nos ayuda hoy a reflexionar sobre su figura: «Pobre entre los pobres, llevaba en su desnudez las ricas semillas de la creación. No guardaba nada para él. Sembraba y pa­saba. Sin inquietarse en dónde podía caer, sin saber nada del fruto de su trabajo. Se contentaba con sembrar, y lo hacía con prodigalidad. No atado a nada, era libre como el espacio inmenso. Soplaba donde quería, a imagen del espíritu del Señor, como dice la Escritura. Y mientras que Francisco escuchaba el canto del viento, sentía crecer en él el deseo de participar en el espíritu del Señor y en su santa activi­dad. Y ese deseo, a medida que le invadía, le llenaba de una paz inmensa».

Francisco de Asís tenía una espiritualidad muy original, marcada por su amor y su respeto a la naturaleza. Fue proclamado como patrono de la ecología por Juan Pablo II el día 29 de noviembre de 1979: «Entre los santos y los hombres ilustres que han tenido un singular culto por la naturaleza, como magnífico don hecho por Dios a la humanidad, se incluye justamente a San Francisco de Asís. Él, en efecto, tuvo en gran aprecio todas las obras del Creador y, con inspiración casi sobrenatural, compuso aquel bellísimo “Cántico de las Criaturas”, a través de las cuales, especialmente del hermano sol, la hermana luna y las estrellas, rindió al omnipotente y buen Señor la debida alabanza, gloria, honor y toda bendición». (Mensaje de San Juan Pablo II del día 29 de noviembre del año del Señor 1979).

El legado ecologista de San Francisco consiste en enseñarnos que debemos repensar nuestro lugar en el orden creado, de modo que el bienestar humano está integrado en el bienestar de todas las cosas (medio ambiente). Para él, era vital entender la relación entre la humanidad y toda la creación. La visión franciscana ayuda a ver la vida como un gran regalo. Si podemos ser humildes como él, y entender que el mundo no está en nuestro control, tomaremos nuestro lugar como una parte, y solo una parte, de la gran comunidad de la creación.

Descargá el material ► Dia de San Francisco de Asis

Novena a San Francisco de Asís ► Novena a San Francisco de Asis

 

Equipo de Campaña

Acción Católica Argentina

Deja una Respuesta