+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Cálido recuerdo del Cardenal Pironio en su 9 de Julio natal

Una emotiva y cálida misa de acción de gracias se celebró en la casa donde nació y vivió Eduardo Francisco Pironio, nuestro querido cardenal, en la ciudad de 9 de Julio, provincia de Buenos Aires, al cumplirse el 98° aniversario de su nacimiento. La celebración eucarística fue presidida por monseñor Ariel Torrado Mosconi, obispo del lugar, quien pidió la pronta beatificación del purpurado argentino y llamó a los fieles a vivir la vida como “una verdadera misión”.

En la Eucaristía, concelebrada por el presbítero Guillermo Gómez y en la que la Acción Católica Argentina estuvo representada por Néstor Caruso –tesorero del Consejo Nacional- y dirigentes de la diócesis, monseñor Torrado Mosconi pidió “la pronta canonización del más ilustre de todos los nuevejulienses. Y para que sea un modelo para toda la Iglesia”.

“¡Qué lindo es vivir!” Esta frase tomada del testamento espiritual del cardenal Pironio, sirvió al obispo diocesano para reflexionar sobre el sentido de la vida entendida como toda una misión. En ese sentido, hizo un firme llamado a reconocer la vida como un regalo de Dios y a agradecerla con la misma intensidad con que lo hacía el cardenal. “Aun en medio de nuestras dificultades y sufrimientos debemos dar gracias por la vida. Cada día que Dios nos regala es porque tiene una misión para nosotros. Y debemos aprender a descubrir cada misión en cada etapa de nuestra existencia y a vivirla intensamente”, subrayó.

Asimismo, destacó que es “providente” que se celebre el natalicio del cardenal Pironio el mismo día de San Francisco Javier, patrono de los misioneros. “Si hay algo que vemos con claridad en la espiritualidad de Pironio es que entendía toda su vida como misión. Desde las más pequeñas hasta las más grandes responsabilidades que ha tenido en la Iglesia, siempre las sintió y las experimentó como misión”, recordó.

Por último, según publicó AICA, monseñor Torrado Monsconi insistió en que “nunca debemos renegar de nuestras propias vidas ni aún en los momentos de mayor sufrimiento. “Entendamos que es siempre un regalo y recemos para poder descubrir la misión que Dios nos encomienda en cada una de sus etapas”.

Luego de la celebración eucarística, se compartieron testimonios de la vida del cardenal, recorrieron la muestra fotográfica y la exposición de sus objetos personales.