+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Día Mundial del Reciclaje: Apostemos por otro estilo de vida

Con motivo de celebrarse el 17 de mayo el Día Mundial del Reciclaje, la Acción Católica Argentina, a través de su campaña “Cuidemos la Tierra, cuidemos la vida”, convoca a todos los hombre y mujeres de buena voluntad a “apostar por otro estilo de vida” que promueva hábitos para el cuidado del ambiente.

La fecha en el calendario, dispuesta por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura), busca difundir el respeto por el ambiente y la importancia de la práctica de reciclaje, la reutliización de materiales y la reducción del consumo de los productos poco amigables para el planeta.

En este camino de conversión ecológica que buscamos transitar, recordamos las palabras del Papa Francisco, en su encíclica Laudato si, cuando señala que “la conciencia de la gravedad de la crisis cultural y ecológica necesita traducirse en nuevos hábitos”. (LS 209).

“La educación ambiental, llamada a crear una «ciudadanía ecológica», a veces se limita a informar y no logra desarrollar hábitos. La existencia de leyes y normas no es suficiente a largo plazo para limitar los malos comportamientos, aún cuando exista un control efectivo. Para que la norma jurídica produzca efectos importantes y duraderos, es necesario que la mayor parte de los miembros de la sociedad la haya aceptado a partir de motivaciones adecuadas, y que reaccione desde una transformación personal. (…) Es muy noble asumir el deber de cuidar la creación con pequeñas acciones cotidianas, y es maravilloso que la educación sea capaz de motivarlas hasta conformar un estilo de vida”, expresa el Santo Padre. (LS 211)

Como menciona en la Encíclica, esta educación en la responsabilidad ambiental puede alentar diversos comportamientos, como:

  • evitar el uso de material plástico y de papel,
  • reducir el consumo de agua,
  • separar los residuos,
  • cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer
  • utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas,
  • apagar las luces innecesarias.

“No hay que pensar que esos esfuerzos no van a cambiar el mundo. Esas acciones derraman un bien en la sociedad que siempre produce frutos más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan en el seno de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente. Además, el desarrollo de estos comportamientos nos devuelve el sentimiento de la propia dignidad, nos lleva a una mayor profundidad vital, nos permite experimentar que vale la pena pasar por este mundo”, sostiene el Papa Francisco. (LS 212).

¡No esperes más! Empezá hoy! Elegí tu acción!!!

Deja una Respuesta