+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Camino a la beatificación. Conociendo a Wenceslao Pedernera. Mártir riojano de Acción Católica.

En nuestro recorrido al 27 de abril, fecha en que serán beatificados los mártires riojanos, queremos conocer más a nuestro hermano en la vocación y la misión y reflexionar sobre nuestra propia vocación a la santidad.

Con alegría sincera y agradecimiento por la gracia de su vida, sellada con la entrega generosa, compartiremos hasta el próximo 27, pinceladas sobre su vida.


Wenceslao nació el 28 de septiembre de 1936 en el distrito La Calera, Departamento Belgrano, Provincia de San Luis, Argentina.

Hijo de Don Benjamín Pedernera y Doña Fernanda Mattus. Tenía tres hermanos Cecilia, Mariano Deseno y Antonio Deseno.

Fue bautizado el día 24 de septiembre de 1938 en la Catedral de la Inmaculada Concepción de San Luis por el sacerdote Mamerto Cangeano. Estudio en su pueblo hasta 3º Grado.


Para compartir:

Nuestra historia de fe, comienza con el bautismo, allí somos invitados a ser santos, aunque a lo mejor como en  Wenceslado, pase mucho tiempo hasta despertar esa vocación recibida que se hace viva en el encuentro vital con Jesús.

Leemos en la Exhortación Apostólica sobre la vocación y misión de los laicos.

El Bautismo y la novedad cristiana

  • 10. No es exagerado decir que toda la existencia del fiel laico tiene como objetivo el llevarlo a conocer la radical novedad cristiana que deriva del Bautismo, sacramento de la fe, con el fin de que pueda vivir sus compromisos bautismales según la vocación que ha recibido de Dios.

Llamados a la santidad

  • 16. La dignidad de los fieles laicos se nos revela en plenitud cuando consideramos esa primera y fundamental vocación, que el Padre dirige a todos ellos en Jesucristo por medio del Espíritu: la vocación a la santidad, o sea a la perfección de la caridad. El santo es el testimonio más espléndido de la dignidad conferida al discípulo de Cristo.

El Papa Francisco nos ha recordado:

4. “Los santos que ya han llegado a la presencia de Dios mantienen con nosotros lazos de
amor y comunión. Lo atestigua el libro del Apocalipsis cuando habla de los mártires que
interceden: «Vi debajo del altar las almas de los degollados por causa de la Palabra de
Dios y del testimonio que mantenían. Y gritaban con voz potente: “¿Hasta cuándo,
Dueño santo y veraz, vas a estar sin hacer justicia?”» (6,9-10). Podemos decir que
«estamos rodeados, guiados y conducidos por los amigos de Dios […] No tengo que
llevar yo solo lo que, en realidad, nunca podría soportar yo solo. La muchedumbre de
los santos de Dios me protege, me sostiene y me conduce”.

 

Para pensar y charlar:

¿Cómo impacta en tu vida este llamado a ser santos? ¿ figura en tu proyecto de vida esta invitación?

¿Qué significa como grupo esta invitación a la santidad? ¿asusta, es posible?