+51 11 4331 6323 secretaria@accioncatolica.org.ar

Wenceslao Pedernera, patrono de las familias campesinas riojanas

Con gran alegría recibimos la designación del beato Wenceslao Pedernera, quien fuera dirigente nacional del Movimiento Rural de la Acción Católica Argentina, como patrono de la Familias Campesinas Riojanas por parte del obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida.

Lo hizo, mediante un decreto, en respuesta a un pedido de los Agricultores Familiares y sus organizaciones diocesanas durante la ceremonia de beatificación y en la Misa de Acción de Gracias en Sañogasta. Su fiesta se celebrará el 17 de julio.

El decreto, firmado el 18 de setiembre de 2019, destaca “la cercanía que sienten los fieles de las zonas rurales de La Rioja con el beato mártir Wenceslao, a quien ven como a un hermano que, siguiendo a Jesús y haciendo presente en su vida el Reino de Dios, compartió junto con su familia los mismos sufrimientos, alegrías y esperanzas de las familias campesinas”.

Asimismo, exhorta a “imitar el testimonio vivo del mártir Wenceslao construyendo un camino de esperanza en las dificultades manifestando con la entrega de la propia vida la construcción del Reino de Dios”.

También nosotros, como la Acción Católica Argentina,  poco después de la Beatificación de los Mártires Riojanos,  junto a la Comisión Nacional de Justicia y Paz, el Deplai, la Pastoral de Juventud y el Movimiento de Renovación Carismática, hicimos llegar a Mons. Braida el mismo deseo de que Wenceslao sea designado como patrono y protector de la agricultura familiar y de los trabajadores rurales, razón por la cual celebramos esta iniciativa con alegría y acción de gracias, encomendado a cada una de las familias campesinas, especialmente en La Rioja, a la intercesión del Beato.

Seguros de que su testimonio es un legado no sólo para los creyentes sino para todos los hombres de buena voluntad que quieren hacer de nuestro querido país un mejor lugar para vivir y desarrollarse, es que nos comprometemos a dar a conocer su vida y a trabajar por el desarrollo integral de las familias rurales, animados por la entrega generosa de Wenceslao que nos renueva en el compromiso de vivir la dimensión social de nuestra fe.